miércoles, 2 de agosto de 2017

La aviación en el cine: Dunkerque (2017)


- Ojo, que puede haber spoilers - 

El otro día fui a ver Dunkerque con mi hermano. A él no le gustó y a mí me entretuvo, que dados los tiempos que corren, no es poco. Dunkerque no es una película de guerra al uso. Es una cinta de acción desde su comienzo hasta el final. En ella participan como actores Tom Hardy, Kenneth Branagh, Cillian Murphy y Harry Styles. Se trata de la archiconocida Operación Dinamo, narrada desde una óptica distinta. La película nos plantea tres escenarios, cada uno en un espacio temporal distinto, aunque todas las historias ocurren a la vez. Tres historias condenadas a converger a una semana, un día y una hora del llamado milagro de Dunquerke. La idea de su director es la de reconstruir los entresijos que generan el impulso de supervivencia. Es pues, un ejercicio sonoro, visual y de puesta en escena, que no una película histórica o bélica. Y así es como debe  de verse si no queremos que nos defraude, pues tiene muchos errores y muchas imprecisiones históricas.

Se ha dicho de Christopher Nolan que empezó siendo un director irregular que ha venido de menos a más. Desde sus primeras películas ha mostrado un gusto por las historias ramificadas, complejas y con múltiples interpretaciones. Suyas son por ejemplo, Memento (2000), contada mediante constantes analepsis y prolepsis, incursiones en el cine de super-héroes como el "Caballero oscuro" (2008) o la compleja Iception (Origen - 2010), pasando por la extremadamente confusa Interestellar (2014). La crítica a entronado a Nolan, quién ha demostrado haber entrado en el "Olimpo de los directores", (aquellos a los que el público va a ver sin importar la temática o los actores que intervinieran en la película). También se dice de este director, que o bien lo odias o lo amas. No es mi caso. Para mi modo de ver (lo siento por sus acólitos), sigue siendo un director irregular que pretende ser un intelectual. Un director que todavía no ha alcanzado la talla de otros compatriotas suyos, como Hitchcock o mi muy admirado David Lean. Sin embargo, Nolan goza de ciertos momentos, destellos de buen cine que hacen pensar que su próxima película puede llegar a ser una verdadera obra maestra. En su último trabajo Dunkerque creo sinceramente que el director británico se ha equivocado.

Existen, para mi modo de ver, tres razones fundamentales por las cuales Nolan no debería de haber rodado esta película:

1.- existen al menos tres versiones anteriores. Una de ellas muy buena con el mismo título del año 1958, que narra exactamente los mismos hechos y con un guión bastante mejor. Rodada en B/N y en pantalla pequeña, nos cuenta la historia sin grandiosidad, pero con interés. Esta versión de 2017 no aporta casi nada nuevo. La misma película Expiación con su gran plano secuencia de más de 5 minutos es bastante más explícito que las casi dos horas de la cinta de Nolan. El propio director define su cinta como un thriller de suspense. Esto es algo que no me parece muy acertado, pues si lo que pretende es compararse con Hitchcock, sale mal parado. 



2.- Por otra parte, nadie como los británicos para reescribir o contar la historia como a ellos les convenga. Una gran patada en salva sea la parte de las BEF puede ser contada de forma que parezca una gran victoria. Francia se ha indignado porque la cinta británica obvia los esfuerzos y el sacrificio de aquellos valerosos galos que defendieron con su vida la Operación Dinamo. el prestigioso diario Le Monde ha criticado el escaso protagonismo que se les atribuye en esta película.: ¿Dónde están los 120.000 soldados franceses que también fueron evacuados de Dunkerque?" señala Jacques Mandelbaum, para proseguir con "¿Dónde están los 40.000 que se sacrificaron para defender la ciudad ante un enemigo que les superaba en arsenal y número?". Los británicos, muy en su línea, han contraatacado desde nada menos que The Times. con Max Hastings, quien no dudó en contestar: "Los franceses deberán rodar su propia película si quieren que su historia sea narrada apropiadamente". En mi opinión, Intentar minimizar los esfuerzos bélicos franceses es un auténtico despropósito histórico y una injusticia que no debe de ser silenciada.

3.- Bajo mi punto de vista, no es necesario ni ético cinematográficamente hablando, que la dirección recurra al empleo de artificios técnicos gigantescos para crear en el espectador la tensión que la parte narrativa más débil del guión no es capaz de crear. Me refiero al uso y abuso del formato IMAX y al empleo de elementos psicológicos como una mal llamada "banda sonora" específicamente creada para realzar la tensión y embutir al espectador en la acción.

El recurso de los elementos psicológicos para crear tensión. 

La paradoja de Shepard es la ilusión sonora con la que Nolan te pretende agobiar en Dunkerque. Christopher Nolan recurre a una vieja triquiñuela acústica que ya había ensayado en su película "El caballero oscuro" para poder lograr crear una atmósfera tremendamente tensa y agobiante. La mal llamada banda sonora creada por Hans Zimmer en Dunkerque emplea el llamado tono de Shepard, para poder transmitir la sensación de una tensión ascendente y continua durante toda la película. Este efecto sonoro consiste en varios tonos separados por una octava, que suenan conjuntamente. A medida que ascienden, los tonos más altos se disipan mientras que los más bajos ganan fuerza. Al hacer sonar este efecto en bucle, el cerebro cree que está escuchando siempre un sonido ascendente, cuando en realidad es algo estable y monótono.


Existe también una variante de este efecto, llamada de Shepard-Risset Glissando, que se emplea cuando el sonido es continuo. El efecto sonoro combinado con los planos perfectamente estudiados y el montaje posterior, solo logran crear parcialmente la atmósfera inquietante que Nolan pretendía. Muchos espectadores entre los que me incluyo solo consiguen verse molestos, pues como decimos, esto solo son trucos para ocultar la verdadera falta de fuerza narrativa de la historia.


Los elementos visuales

Visualmente en cambio la película es otra historia. Las imágenes son realmente impactantes en muchas escenas. El uso del color es un acierto y algunas de las secuencias aéreas son ciertamente formidables. Fue un enorme acierto la utilización de poca CGI en los vuelos de los aviones. Solamente en los amerizajes y en las destrucciones de las aeronaves se utilizó la CGI con mucho cuidado. Los vuelos de los Spitfires fueron realizados con gran belleza y los elementos de atrezzo que se utilizaron para recrear las carlingas en pleno combate son estupendos. Uno de estos elementos consistía en un trozo de avión simulado que contenía la carlinga y estaba montado en una suerte de mecanismo móvil donde los operarios podían efectuar movimientos del conjunto. Desde una toma en primer plano del piloto estos virajes artificiales parecen auténticamente momentos de combate aéreo.


Otro de los aciertos fue el empleo de un Yak-52 biplaza modificado para recrear sensación real de pilotaje por parte de los actores. Se emplearon tres auténticos Spitfires y el famoso "buchón" español que ya vimos en la famosa "Batalla de Inglaterra". Los Heinkel 111 (los famoso Pedros) y los Junker Ju 87 Stuka fueron maquetas a gran escala. Por cierto, poca gente sabe que este avión se utilizó por primera vez en su historia en la batalla de Teruel, durante la Guerra Civil española. Llegaron a España en enero del 38 procedentes de Barth y fueron montados en el aeródromo de León (donde yo estudié varios años la especialidad de armamento).

Gazapos y errores varios

Durante varios de los ataques de los Supermarine Spitfire contra los Heinkel He-111 H-3 se escucha la defensa de estos a golpe de cañón. La variante H-3 en realidad no llevaba en aquella época cañones, sino ametralladoras MG17.  La diferencia entre cañones y ametralladoras se establece en los 20 mm y no en la cadencia de disparo. Por debajo de este calibre se consideran ametralladoras.

Otro de los errores más comentados es el uso del Hispano Aviación HA-1112 para representar al Bf-109. Si bien tiene un gran parecido (...y para el público menos especializado esto da igual), hay que decir que no es de recibo ver y oír a este avión junto a los "Spits". Es gracioso, porque en una escena de la película Mr Dawson (interpretado por Mark Rylance) contesta a su hijo (de espaldas y sin mirar) cuando este le dice "Papá vienen cazas": "No te preocupes hijo, son amigos. Es el Spitfire, probablemente el mejor avión del mundo. El sonido de su Rolls Royce merlin es inconfundible". Lo que ocurre es que el HA-1112 que se construyó en España también llevaba el motor Merlin como planta de potencia. 

Siguiendo con el "Hispan-oh-nine" hay que decir que en aquella época los morros de los verdaderos "one-oh-nine" no iban pintados de amarillo. Este error fue reconocido por el director que aún así dejó los capós pintados para que el espectador pudiera saber quien eran "los malos". Otra de las cosas que chirrían a los ojos de los aviadores es ver como uno de los pilotos de los Spits derribados no abre la carlinga antes del impacto con el agua (ver ilustración superior). Un piloto bien entrenado de la RAF sabe que lo primero que tiene que hacer es precisamente abrir la carlinga para impedir quedar bloqueado y poder escapar después del impacto. Absurdo, pero muy impactante desde el punto de vista de la angustia que pretendía crear el director. Evitar agua y fuego es de lo primero que se enseña.

El bramido de las famosas "trompetas de Jericó" solo debía de haberse escuchado en los Ju-87, que eran los únicos aviones de la Luftwaffe que la tenían instalada en aquel momento en Dunkerque, pero parece que cada uno de los aviones alemanes que atacaban la playa lo llevaba instalado según Nolan. Otro de los errores que más se comentaron pertenecen al propio pueblo donde se desarrolla la acción. En el momento histórico que se narra, este se encontraba casi destrozado en su totalidad. Pero apenas se ven edificios destruidos durante la película.

Los "Spits" debían de ser reamunicionados si presionabas el gatillo durante unos 15 o 20 segundos. Era todo lo que duraba la munición en los MK1 con la cadencia de tiro de las 4 ametralladoras Browning M1919 de 7,7 mm, (con 350 proyectiles cada una) y los 2 Cañones Hispano Mk II de 20 mm (con 60 proyectiles cada uno). En la película se puede ver que después de 70 segundos todavía quedaba munición en los cargadores. También (por muy bueno que sea aerodinámicamente) es muy dudosa la maniobra del Spitfire que ya sin motor por falta de combustible se posiciona planeando detrás de un Stuka y lo derriba. Para terminar, es una pena ver que el Spitfire que se quema en la playa, cuando el fuego consume la estructura, se aprecia que la hélice está sujeta a un eje, pero no hay motor en el avión. Es simplemente atrezzo. A David Lean esto no le hubiera pasado. 

Existen muchos más errores, pero no hay espacio para comentar todos ellos. Se pueden ver en las páginas especializadas de Internet.

Como debe de verse esta película

Ya que su director lo ha creído conveniente, es necesario acceder a un IMAX para poder disfrutar de la inmersión total. En España solo tenemos uno que yo sepa en Barcelona. Existe algo parecido en Madrid (donde vi precisamente Interestellar), pero no llega a ser el formato completo. Nolan la ha filmado en 65/70mm IMAX y Super Panavision 65mm. Vista en un cine con pantalla panorámica se pierde parte de la imagen como puede verse debajo.


Vista en la TV también se pierde parte de la imagen, porque precisamente usa un formato 1,43:1 más parecido a las TV antiguas de tubo que a las modernas de 16:9.


Interior de una sala IMAX con la pantalla 1,43:1
Conclusión: Como siempre digo en estos casos. Cuando se filma algo en 3D y el guión no es bueno, sigue siendo una película mediocre o mala en 3D. En este caso pasa lo mismo. Aunque tienen un 8,5 en la IMDB, yo solo le daría un 6/10.

Actualización:

También se merecería una película (pero esta vez contada por nosotros). 130 años antes de Dunkerque ya les había ocurrido algo parecido a los británicos. Recuerdo haber visitado la tumba del comandante británico Sir John Moore la última vez que visité La Coruña. Ver enlace:

http://www.elmundo.es/cronica/2017/08/04/597cbe38ca47416d678b466b.html

4 comentarios:

  1. Manolo:
    Muy interesante tu análisis, que se añade a toda la información que voy recibiendo de esta película ,que aún no he visto, pero no me importa, porque ya que se como acaba...Creo que tú observación de que no es una película histórica ni bélica es la clave, debe de tratarse de una experiencia cinematográfica lo que propone Nolan ( con esa integración de imagen en gran formato y "trampas sonoras" que tú apuntas); pero a mi, que soy un antiguo, me siguen gustando las películas "clásicas" que se ajustan a las normas del género que sea, que cuenten una historia, con sus convenciones y, a ser posible, con la mayor exactitud posible. Por muy inmersiva que sea la experiencia, las inexactitudes técnicas acaban con mi suspensión de la incredulidad y me impiden meterme en la historia, así que, no me la dan con Buchones, ni con destructores de la Guerra fría (erizados de radares y con piezas de 100mm y cañones de pega) ni con grúas de contenedores,aún cuando sienta debilidad por los Spitfires. Además,la pretendida pureza al usar muy poco la CGI parece ser que no ha ayudado a darle credibilidad, pues si bien en algunas películas su abuso abruma, aquí, al parecer, no habría estado de más, por lo que dicen ( no se si tu me lo puedes confirmar) se ven pocos soldados y pocos barcos, donde los hubo por miles y por cientos respectivamente. El director, seguramente, lo justifica por el tipo de film que ha querido hacer,pero yo vuelvo a mis manías...

    No obstante, si puedo, iré a verla( aunque no será, ni mucho menos, en formato IMAX); aunque con todos estos antecedentes no sé si podré superar los prejuicios que se me han formado. Ya te contaré.
    Un saludo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      Efectivamente yo también soy de los tuyos. En mi familia parece que todos coincidimos. La opinión de mis hermanos está en línea con lo que venimos diciendo:

      Técnicamente está muy bien hecha, pero el guión es flojo. Parece más una serie de tv que un largometraje.

      Para mi gusto el principal fallo que le veo es que no te identificas con los personajes, todos son muy planos. Se intenta contar varias historias pero los relatos se interrumpen cuando más intensidad comienzan a tener. Al final aunque se intenta establecer nexos de las historias lo que se consigue es un batiburrillo.

      En fin..., los puntos buenos son el sonido y la ambientación. El empeño del director de no usar asistencias digitales en algunas escenas le juega malas pasadas. En la primera línea de playa salen unos edificios que hasta los críos protestan. El ataque de los Stukas ululantes está logradisimo. En fin, lo de siempre, es una pena que con los medios y el presupuesto que hay hoy en día no se construyan pelis con unos guiones mas elaborados.

      ----- Hasta aquí la opinión de mi hermano. Mi otro hermano es más crítico todavía y sus palabras y cabreo no son reproducibles aquí Jajaja.----

      Por otra parte estuve hablando con mi compañero británico y claro está, a él se le caía la baba. Perdonaba todos los errores posibles y se sentía plenamente identificado con todo lo que se contaba (y como se contaba) en la película. En fin, para gustos hay colores ...y para colores flores.

      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar
  2. Hola,
    A mí en general me ha gustado, sobre todo porque no hay salsa de tomate, ya comenté en otro blog que me había parecido un documental. Pero, lo que sí me llamó la atención fueron los edificios a pie de playa, hasta demasiado modernos los vi y sin un rasguño ¡¿en una zona de batalla?!
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, muchas gracias por tu comentario.
      Efectivamente, tiene momentos en los que se asemeja más a un documental. De hecho la idea de la película en la mente de Nolan era la de rodarla sin guión alguno. Cuando le contó la idea a su mujer, que también es productora, le dijo que eso no iba a funcionar. Nolan lo reconsideró y filmó esta película, que no se puede decir que sea bélica/histórica, sino más bien un ejercicio muy creativo de como crear tensión en los espectadores. La solución era narrar algo muy agobiante, aunque históricamente se tome varias licencias (lo del pueblo de Dunkerque es una de ellas). En general a mi también me entretuvo, pero está lejos de ser los que se esperaba de ella para las personas que querían un film mejor documentado.
      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar